viernes, 24 de julio de 2015

Enigma

``Ellos´´ es una entidad cuyo oficio es desconocido pues matan a todo aquel que les ha visto actuar. Pero se han dejado un cabo suelto y nuestros protagonistas lo aprovecharán al máximo. Rafael, cuya vida sobrepasa el aburrimiento; James, un misterioso chico que aparece y desaparece a voluntad creando confusión; y Elvira, una mujer cuya ingeniosa ciencia parece magia.

``Siempre me he preguntado, ¿cuál es el sentido de la vida? Si hubiese nacido en la Edad Media mi única motivación sería trabajar para poder alimentarme, si hubiese nacido en la guerra civil mi única preocupación habría sido luchar por sobrevivir, pero, como estoy en el siglo XXI estudio para no aburrirme.´´

``Ellos han matado a Gabi y vendrán a por ti si siguen investigando´´ me advirtió un chico rubio que desapareció al pestañear.

Llegadas las vacaciones de verano, Rafael fue abrumado por el aburrimiento y con ello volvieron las temeridades. Él y Manuel fueron a la biblioteca para publicar en youtube un vídeo con sus declaraciones sobre el asesinato de Gabi ya que la policía había cerrado el caso. Pero al cliquear ``publicar´´ apareció en la pantalla un mensaje escalofriante.

El dragón del tiempo

Alba, una chica cuyos padres son unos famosos profesores de mitología, le pide a sus padres poder pasar las vacaciones de verano en un campamento para escapar de los duendes, dragones y minotauros de los que hablan a todas horas. Pero ella no sabe que en ese campamento el tiempo y el espacio no son los correctos.

Alba ha llegado al campamento con la alegría de pasar unas vacaciones fuera del mundo tecnológico y sobre todo alejada de las historias de sus padres. O eso creía hasta que vio una vasta estatua que le hizo maldecir los cielos.

Resignada, Alba fue a deshacer su equipaje. 
Vio en el lago una forma de escape ya que no podía contar con sus compañeras de cabaña pero, desgraciadamente, fue a parar junto al santuario del dragón y absorbida por la multitud tendría que escuchar las historias de las que quería huir. 

``Ogadrak un dragón que todos los años envolvía en llamas estos bosques en su lucha contra un traidor a su tribu. Este reclutaba todos los años una muchacha de este campamento para la batalla, la última fue la directora del lugar Doña Amelia´´
Una batalla que traspasa las fronteras del tiempo está por comenzar.

Capítulo 4 
En el bosque esperaba encontrar la tranquilidad que deseaba. El sonido de los pájaros, el olor de la hierba, el rugido de un dragón,... Espera, ¿el rugido de un dragón?

Gemelos

Jack, egoísta y envidioso; y Jake, sensible y fantasioso, son dos adolescentes gemelos cuyos conflictos los llevan incluso a separarse. ¿Podrá vivir Jake tranquilo sin la protección de su hermano? ¿Aguantará Jack ver a su hermano sufrir sin inmutarse? 

Jake empieza a sentir la gruesa brecha que se está por abrir entre él y su hermano. Caminando por el pasillo, al girar una esquina sintió un dolor tan agudo en el corazón. Tristeza, desilusión, odio, ira, parado ante la verdad, Jake no sabía como responder.

La batalla de palabras hirientes ha comenzado y Jack no se corta al contar sus sentimientos mientras Jake, en shock, escucha como si se tratase de su sentencia final.


Capítulo 3
El diálogo entre los hermanos se convirtió en lo que meses después ambos lamentarían. Ni la lluvia puede arrastrar las lágrimas que caían por sus mejillas.

Capítulo 4
Jake dejó pasivamente que Jack hiciera la vida que quería tener. Pero se estaba aproximando una excursión que cambiaría el concepto que tenía Jack de Jake.


viernes, 3 de julio de 2015

Enigma (P5)

Bajaba las escaleras de dos en dos y a veces de tres en tres, solo eran dos pisos pero se me hicieron interminables. En recepción había otro hombre igual que el que había asesinado a Manuel, supuse que era para que no intentara decirle lo que vi a otra persona. No sabía si me dejarían en paz si juraba que nunca hablaría sobre lo ocurrido. Esta vez no serían tan compasivos. ¿Por qué demonios no le haría caso al chico raro del cementerio?
Salí despedido de la biblioteca en dirección al cuartel de policía más cercano. Los hombres que minutos después comenzaron a perseguirme no entendieron que iba al cuartel para que me protegieran y no para confesar. Aunque debería ir a una iglesia a confesar porque me quedaban escasos kilómetros de vida, los que tardaran en alcanzarme exactamente. Igual si me metía en una iglesia me dejaban tranquilo, aunque dudo que a ellos les importara, pero moriría cerca de Dios.
Miré hacia atrás un minuto y los vi cargando sus pistolas. Ya está, voy a morir, no tiene sentido seguir corriendo. Pero lo hice, no moriría sin luchar, o eso es lo que se dice en las películas.
Aposté por la próxima esquina y giré a la derecha con la mala fortuna de que alguien me agarró por detrás. Apenas pude ver lo que hacía o quien era, pero me empujó hasta una alcantarilla.
Estaba suspendido en el aire, aquella inhumana persona me había agarrado del cuello para que no cayera al vacío, eso o estaba intentando estrangularme. Tenía la sensación de estar en la horca pero la cuerda no estaba bien apretada y no conseguía alcanzar la oscuridad eterna. Aquel ser estaba más concentrado en escuchar a través de la alcantarilla cerrada que en evitar que me asfixiara.
Al cabo de unos minutos comenzó a descender por las escaleras de la pared ya con un firme agarre de mi cuerpo. Pero yo tosía como si fuese un anciano. Mi visión estaba borrosa y sentía todo el cuerpo pesado. Quien quiera que fuese aquella persona me estaba recostando contra la mugrienta pared de las alcantarillas intentando ayudarme a respirar.
Lo último que recuerdo fueron unos ojos azules helados como la nieve.
--------------------------------------------