jueves, 7 de julio de 2016

Gemelos (P4)


Ya pasado un mes entero, treinta días de verdadero infierno, a Jake se le habían quitado las ganas de seguir participando en los deportes, de seguir estudiando,...., pero a la vez estaba contento pues ahora el que destacaba era su hermano y si eso le hacía feliz a él, a Jake también le hacía feliz. Simplemente se hizo a un lado y dejó que Jack viviese como él quería. Este había dejado de hablar con Jake, en casa se había mudado a la habitación de invitados para no tener que cruzarse, salían de casa a horas distintas y prácticamente se evitaban todo el tiempo. Los amigos que siempre iban con Jake, esos de los que Jack tanto alardeaba, dejaron de hablarle en cuanto Jack le superó jugando los partidos. Pasó a ser una sombra que actuaba pasivamente pero siempre con una sonrisa en el rostro pues veía a su hermano feliz.


Aquella mañana el profesor anunció los preparativos para una excursión que hacía meses esperaba. Todo el mundo enloqueció y comenzaron a hacer planes precipitados, a imaginarse todo lo que podrían hacer. Instintivamente Jack miró hacia donde estaba Jake, en la otra punta de la clase pues también habían cambiado sus asientos. Jack recordó lo emocionados que estaban los dos cuando a principio de curso el profesor comentó la excursión. Lo vio al final de la clase mirando por la ventana, inexpresivo, tan solo con esa extraña sonrisa que le producía escalofríos. En todo el mes no había alcanzado la dicha que él esperaba. Esto lo confundía, tenía todo lo que siempre había querido, amigos, buenas notas, reconocimientos, novia,...., todo, ¿qué le faltaba? se preguntaba una y otra vez.
--------------------------------------------------------
Gemelos (P3)                                          Gemelos (P5)